«¿Sexo gracias a mis novelas? No sé muy bien de qué me hablas, yo vivo en Euskadi»

Xabier Gutiérrez (San Sebastián, 1960) es cocinero, psicólogo y escritor. Dirige desde 1990 el departamento de innovación del Restaurante Arzak en San Sebastián, además de colaborar con distintos medios de comunicación, asesorar a empresas del sector de la alimentación e impartir clases en un máster de innovación y gestión de restaurantes. Ha publicado doce libros de cocina y cinco ensayos sobre estética culinaria. Tiene galardones tan prestigiosos como el Best World Cookbook Award y el Premio Nacional de Gastronomía. Ha publicado sus dos primeras novelas con Destino: El aroma del crimen (2015) y El Bouquet del miedo (2016).

-Complete la frase: «Los festivales de novela negra…»
VLCNegra es mi primera experiencia. No tengo excesivas referencias. Igual necesitarían más color.

¿Qué libro impregnaría con gasolina para que ardiera bien?
Las imágenes de un libro ardiendo me producen inquietud y mal rollo. A pesar de que muchos se lo merecieran, ninguno. Espera, igual todos los que hablan de re… No, ninguno. Soy un blando.

-¿Qué le produce vergüenza ajena?
La falsa modestia. La falsa humildad. Vivo rodeado de ella.

-¿Qué es para usted una musa?
Una maravillosa mayonesa. Creo que la hacen en Córdoba.

-¿Cuántas novelas acabadas o inacabadas tiene en el cajón?
Ninguna. He tenido mucha suerte en ese sentido. Las dos que tengo en el cajón ya tienen fecha de salida. Espero que con la quinta novela suceda lo mismo.

-¿Cómo fue el momento en que decidió ser escritor?
Uy, fue dramático. Sabía que pasaría hambre. Por eso me dediqué mientras tanto a cocinar. En esta profesión tampoco pasé frio.

-¿Cómo valora el creciente papel de las redes sociales a la hora de dar a conocer una novela?
Es un instrumento y como buena herramienta hay que saber utilizarla. En algunas ocasiones la crítica de las redes se convierte en válvulas de escape para gente que no se atrevería a decir las cosas a la cara y se escuda tras la red. Pero también es interesante saber lo que la gente opina de verdad sin tapujos. Me quedo con lo positivo que tienen.

-¿Cree que la tribu literaria se ha aburguesado y vive menos polémicas que hace unas décadas?
Sí, claro. Como todos. Cuanto más cómodo se vive menos polémicas creas.

Los que vienen detrás, los jóvenes, no leen. Eso los fabricantes ya lo saben. ¿Os habéis fijado que los aparatos electrónicos actuales vienen sin libro de instrucciones?

-¿Cómo definiría el estado del mercado literario actual?
Volvemos al drama. Los que vienen detrás, los jóvenes, no leen. Eso los fabricantes ya lo saben. ¿Os habéis fijado que los aparatos electrónicos actuales vienen sin libro de instrucciones?

-¿Qué género o géneros no se cree capaz de abordar en una novela?
Soy insensato desde pequeño. Todos.

-¿Ha tenido sexo alguna vez gracias a sus novelas? ¿Cómo fue?
No sé muy bien de que hablas. Yo vivo en Euskadi.

-¿Prefiere vender cien mil ejemplares de una novela mediocre o mil de una gran obra alabada por la crítica?
Te seré más exacto a riesgo de parecer ingenuo. Preferiría vender cien mil ejemplares sin cobrar que dos mil cobrando.

-¿Qué es lo más extraño que ha hecho para documentar o preparar una novela?
Soy un poco retorcido. Trabajar en un restaurante de alto copete durante los últimos veintiséis años.

-¿Considera necesario desnudarse para poder ofrecer al público una buena novela?
Y dale. ¡Que estamos en Euskadi!

-¿Cree legítimo estimularse con alcohol o drogas para escribir?
Bueno es que yo como escritor-cocinero separo ambas drogas. Vas a comparar meterte en el cuerpo un whisky Malta de doce años con sus increíbles aromas o un tinto gran reserva de 1964 con retrogustos de regaliz y cuero, a pincharte el antebrazo con una aguja roñosa. No hay punto de comparación.

No Comments

Post a Comment

X